El mero arrocito!

Pareciera una receta demasiado simple. Pero… Como todo en la vida, tiene sus trucos.