Pechugas de pollo a la napolitana. Sencillas y… sorprendentes!

Esta es una de esas recetas que me encanta! Por su sencillez en la preparación y por su economía a la hora de comprar ingredientes.

Sigue tus instintos! Regresa a los alimentos sanos y naturales preparados en casa!

Te invito a comentar y compartir.

 

Guiso criollo

Podría decirte que esta es una salsa… mágica!

Por ejemplo…

… Llegas a casa luego de un largo día y aun no tienes nada preparado para la cena. Encuentras algo de pechuga de pollo cruda en el refrigerador y… Qué más tienes? Unas papas?

Vas por buen camino!

Pon un poco de este guiso en una cazuela con tapa, junto con la pechuga de pollo.

Cubre y cuece a fuego medio por 30 minutos.

Mientras tanto, pela las papas y córtalas en rodajas gruesas. Llévalas a la cazuela. Pon un poco más de guiso y cubre nuevamente. Cuenta 20 minutos. Revisa la sal y…

La cena está lista!

Qué? No sabes qué preparar para el desayuno? Que tal unos huevos rancheros?

Pon algo de chorizo en la sartén y sofríe.

Casca un par de huevos sobre el chorizo y cubre con el guiso criollo.

Tapa la sartén y espera a que el huevo alcance el punto de cocción que prefieras!

Está Listo!

No tienes mucho tiempo para cocinar hoy? Qué tal una arepita caliente en la parrilla y, para terminar, algo de este delicioso guiso encima?..

… Como puedes ver, tu creatividad es el límite!

Disfruta!

Para pelar tus tomates, sigue este video: https://youtu.be/vvcDFuX6F-s

 

El tomate: mucho más que el ingrediente de una famosa salsa!

 

De nuevo, nos encontramos con que este notable fruto, el tomate, fue otro aporte de nuestro querido Méjico.

Su nombre proviene de la palabra Náhuatl: Tomatl que significa “fruto con ombligo”.

Aunque la fecha exacta de su domesticación se desconoce, se estima que 500 años antes de Cristo, estaba siendo cultivado en el sur de Méjico y, probablemente, en otras áreas de Mesoamérica.

Debido a que en el siglo XVI el farmacéutico y botánico Petrus Matthiolus lo catalogó dentro de la familia de la mandrágora, la cual era bien conocida como una planta tóxica, el consumo de tomate fue bastante restringido hasta que, un par de siglos después, marineros del Mediterráneo se animaron a probarlo, sin consecuencias adversas, al haber visto que su consumo era común en América.

Aunque, la piel del tomate contiene altas dosis de nutrientes y fibra, desafortunadamente es igualmente propensa a acumular residuos de pesticidas. Y ya que actualmente, no puedo rastrear el origen de los tomates que llegan a mi mesa, prefiero eliminarla.

Si por el contrario, tienes la suerte de adquirir tomates que sabes, fueron cultivados siguiendo Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), podrías optar por consumirlos con ellas.

El tomate

Pasta de tomate hecha en casa

 

Sin lugar a dudas, el tomate es una de las frutas de mayor consumo en el mundo, luego de hacerse popular gracias a Hernán Cortez, quien la llevó a Europa hacia 1521, tras capturar la ciudad Azteca de Tenochtitlan, hoy ciudad de Méjico.

La pasta de tomate, o salsa de tomate, o salsa roja, como puede ser llamada dependiendo del país en el que nos encontremos, tiene una amplia variedad de recetas/interpretaciones las cuales dependen igualmente, de la región en la se prepara.

La receta que estoy compartiendo hoy contigo, recoge la tradicional aproximación de las cocinas de España e Italia.

A pesar, de que dada su gran popularidad y demanda, podríamos decir que la “pasta de tomate” se consigue envasada en todas partes, nada como preparar la propia en casa. Seguir leyendo “Pasta de tomate hecha en casa”