Algunas recomendaciones para cuando quieras preparar carne:

  1. Busca asesoría del carnicero al comprar la carne pues cada corte tiene un espacio “estelar” en el cual se desempeña muy bien. Por ejemplo, la carne de pecho es muy útil si vas a preparar un estofado; mientras la punta de anca (centro de pierna) es ideal para el asador.
  1. Mantén la cantidad de carne que vas a preparar en una sola pieza el mayor tiempo posible. Córtala en filetes únicamente cuando llegue el momento de su preparación. Así, evitarás la pérdida de líquidos y tendrás, consecuentemente, carne más jugosa.
  1. Permite que la pieza de carne esté a temperatura ambiente justo antes de prepararla. Si está en el refrigerador, retírala un par de horas antes y si está congelada, planea con anticipación de manera que la lleves del congelador a la nevera un par de días antes, y luego, de la nevera a la superficie de trabajo donde le vas a permitir alcanzar temperatura ambiente. A propósito: alguien te podría decir que la puedes descongelar en el horno micro-ondas. La verdad, el resultado no es el mejor: algunas áreas de carne empezarán a resultar cocidas durante el proceso, mientras otras permanecerán congeladas.
  1. Muy importante: no pongas a descongelar carne sobre la superficie de trabajo pues el proceso tomará varias horas y podrías terminar con carne contaminada por exceso de bacterias.

Seguir leyendo “Algunas recomendaciones para cuando quieras preparar carne:”

Anuncios

Accidente deportivo

En ocasiones, la vida nos da sorpresas!

Doy gracias al Creador por protegerme durante la caída. Las consecuencias pudieron haber sido mucho peores.

Espero regresar muy pronto a mi cocina para continuar compartiendo con ustedes información y recetas.

La chaira

Sin lugar a dudas, el éxito en la cocina está compuesto por muchos factores. Uno muy importante: las herramientas que utilizas y la manera cómo las utilizas.

Lo mejor? En la medida de tus posibilidades, adquiere las mejores herramientas que puedas. Se desempeñan mejor, son mucho más resistentes y confiables.

Recuerdo lo que mi abuelita me decía: “mijo: lo barato, sale caro…”.

Eso sí, ten en cuenta que para llegar a manejar con propiedad cualquier herramienta, vas a necesitar horas de trabajo y paciencia. Por eso, me encanta esta máxima que uno de mis profesores del Instituto de Culinaria LeNotre compartió conmigo: “En la cocina, primero agilidad y después, velocidad”.

Diviértete!

Encuentra recetas y documentos en mi canal YouTube: aquiyococino.com